Buscar en este blog

Cargando...

ACERCA DE LOS FUNDAMENTOS DE LA RESPONSABILIDAD CIVIL




Autor: Msc José de Paula, Prof. de Derecho de las Obligaciones, Derecho de la Responsabilidad Civil, Derecho de los Principales Contratos del Decanato de Derecho de la Universidad Apec.

Cuando hablamos de los fundamentos de la Responsabilidad Civil nos referimos a las bases teóricas (filosóficas) que justifican las razones por las cuales se hace responsable al autor de un daño de su reparación.

Existen tres teorías clásicas que tratan de justificar la responsabilidad civil. Estas son: la teoría de la falta, la teoría de riesgo y la teoría de la garantía.

La Teoría de la falta: Según la teoría de la falta, uno sólo está obligado a responder de un daño si se le prueba que ha cometido una falta y que esa falta es la causa de ese daño. Según esta teoría, la falta es el fundamento de la responsabilidad civil.Sin falta no hay responsabilidad civil. Esta es la teoría consagrada por el Código Civil (Art.1382 y 1383) y constituye la regla: Las otras teorías son excepaciones a esa regla. A la responsabilidad civil fundada en la falta se le llama responsabilidad civil subjetiva, y tiene como fuente las faltas voluntarias o delito civil y las faltas involuntarias o cuasidelitos que nacen de las imprudencias, negligencias, inadvertencias e inobservancias de los reglamentos.

La responsabilidad civil que no tiene como fundamento la falta se conoce con el nombre responsabilidad civil objetiva, ejemplo: la responsabilidad civil del guardián por el hecho de la cosa inaminada (Art.1384-1 del C.Civ., la responsabilidad civil del guardián por el hecho de los animales (Art.1385 C.Civ.), la responsabilidad civil resultante de los accidentes de trabajo, y. la responsabilidad civil del daño provocado con una aeronave en vuelo. El artículo 193 de la ley de Aviación Civil No.491-06 dice que la persona que sufra los daños, tiene derecho a reparación en las condiciones fijadas en esta ley, con sólo probar que los daños provienen de una aeronave en vuelo o de por cuanto de ella caiga o se desprenda. Sin embargo, no habrá lugar a la reparación si los daños no son consecuencia directa de los acontecimientos que los ha originado o si se deben al mero hecho del paso de la aeronave a través del espacio aéreo y dicho paso ha sido efectuado dando cumplimiento y en conformidad a las disposiciones reglamentarias del tránsito aéreo. Debemos observar que la ley no obliga que se establezca la falta del operador aéreo para que su responsabilidad quede comprometida. Basta el hecho y que éste sea la causa del daño. Tambiién pertenece a la responsabilidad civil objetiva la responsabilidad de los padres por el hechos de sus hijos menores (Art.69, ley 136-03 o Código del Menor).

En algunos casos la falta del autor del daño se presume. Cuando la falta se presume la víctima queda leberada de la obligación de probar que el autor del daño cometió falta, ya que la ley prima facie (a priori) da por estblecido la existencia de la falta. Hay dos tipos de presunción: Una que admite prueba en contrario y que se denomina presunción juris tantum o presunción simple; y una que no admite prueba en contrario, llamada presunción irrefragble o juris et de jure.
Ejemplo de la primera es la consagrada en el párrafo cuarto del Art.1384 del Código Civil. En ese texto se presume la falta de los maestros y artesanos por el hecho de sus alumnos y de sus aprendices, pero estas personas pueden liberarse de su responsabilidad si demuestran que no pudieron evitar el daño. Debemos aclarar que el párrafo segundo del Art.1384 referente a los padres, que también consagraba una presunción juris tantum a su favor, fue sustituido por el Art.69 del Código del Menor el cual consagra actuamente, en contra de los padres y responsables de un menor, una presunción juris et de jure, una presunción irrefragable, que no admite prueba en contrario, y una responsabilidad objetiva, ya que no se fundamenta en la falta sino en el daño. Al hablar de la teoría de la falta suele decirse que en ella la falta es probada o presumida, con lo que se está expresando que cuando la falta se presuma, el ofendido no tiene que probarla, pero en caso contrario sí.

La Teoria del riesgo. Para esta teoría la responsabilidad civil es objetiva, esto es, su fundamento no es la falta sino el daño, y en consecuencia, conforme con esta teoría, el sólo hecho del daño, obliga a su autor a repararlo sin que sea necesario establecer en su contra ninguna falta. Fue creada por Louis Josserand y Saleilles, y aunque no ha sido acogida totalmente, se aplica en algunos casos. Todos los casos de responsabilidad civil objetiva que se indican arriba son aplicaciones de esa teoría que originalmente se conoció como teroría del riesgo provecho, según la cual, toda actividad lucrativa crea un riesgo y hace responsable al agente titular de la misma de los daños ocasionados. Ahora bien, concebida de ese modo, la teoría del riesgo dejaba fuera de su alcance a aquellas actividades no lucrativas, y por tanto, era una teoría incompleta. Esta situación dio origen a un nuevo planteamiento: toda actividad, lucrativa o no, es fuente de riesgos, y en tal virtud, obliga al agente reparar los daños que tienen su origen en esa actividad. De ese modo nace la teoría del riesgo creado.

La Teorìa de la garantía. La teoría de la garantía consiste en una peopuesta para la cual, la responsabilidad civil tiene dos fundamentos: el derecho a actuar (a ejercer un derecho sin que se esté obligado a reparar los daños causados a menos que se cometa una falta) o responsabilidad con falta (subjetiva) y el derecho a la seguridad o
responsabiilidad sin falta (objetiva). Su diferencia con la teoría del riesgo está en que ésta última sólo admite la responsabilidad objetiva o sin falta. Sólo exige que la víctima puebe el daño y la relación causalidad entre éste y el hecho.
La teoría de la garantía como teoría de la responsabilidad civil, es una teoría mixta.
¿Por qué? Porque su autor (el Prof Boris Starck) admite la existencia tanto de una responsabilidad civil subjetiva (con falta) como de una responsabilidad civil objetiva (sin falta). En el primer caso la teoría de la garantia coincide con la teoría de la falta, y, en el segundo, con la teoría del riesgo.

La teoría de la garantía se desenvuelve en dos dimensiones: en ella se distinguen dos esferas de actuación: la esfera de los daños que se ocasionan en el ejercicio de un derecho, daños que, según Boris Starck, quedan impune. Cuando una persona en el ejercicio de un derecho causa un daño a otra, ese daño no es susceptible de reparación alguna, salvo que la víctima pueda probar a cargo del agente una falta que le sea imputable. Es lo que ocurre cuando un crítico de arte califica de mala una obra , y su autor pierde la venta. Como el crítico causó el daño en el ejercicio de un derecho, la víctima no tiene de que quejarse, a menos que pueda probar que ese crítico actuó de mala fe. Si resulta así, que actuó de mala fe, el crítico habría cometido una falta y está, en ese caso, obligado a resarcir el perjuicio causado. Esta solución se basa en la falta, por eso su responsabilidad civil es subjetiva.

La otra esfera o dimensión de la teoría de la garantía, aparece en el ámbito de la seguridad de las personas: el derecho a no sufrir ningún percance en cuanto a saludad corporal y ni en cuanto a sus bienes. Según la tesis de Boris Starck, cuando el daño se produce dentro de esta dimensión (en la esfera de la seguridad), estamos en presencia de una responsabilidad objetiva (sin falta) y su autor queda obligado a reparar el perjuicio, sin necesidad de que haya que probarle una falta.
Veamos lo que al respecto de dice Boris Starck:

"El problema de la responsabilidad civil no es, pues, más que un problema de conflicto de derechos: de un lado, el derecho de actuar: de otro lado, el derecho a la seguridad que pertenece a cada uno. Toda la cuestión es entonces saber cómo conciliar estos derechos antagonistas y, presentado el caso, cuál de los dos debe desaparecer frente al otro. La teoría de la Garantía proclama que hay ciertos derechos de actuar que permiten perjudicar impunemente a otro. Ejemplo: el derecho de ejercer un comercio permite hacer concurrencia a otro comerciante, por lo tanto, eventualmente de perjudicarlo. No se podría condenar el comerciante, que quizás ha causado la ruina de su competidor, puesto que si ello se hace, sería prohibir la competencia misma. Se podría decir lo mismo del ejercicio de las vías judiciales, del derecho de crítica literaria o artística, del derecho de la huelga, etc".

Se debe aclarar que los daños puramente morales y puramente económicos de que habla Boris Starck,no tienen nada ver que ver con los daños morales y los daños económicos analizados en la teoría general del Derecho de la Responsabilidad Civil. Estos sí se reparan. La teoría de la garantía la dio a conocer en el país, el Dr. Víctor Livio Cedeño en su libro La Responsabilidad Civl Extracontractual en Derecho Francés y Derecho Dominicano, editado por Alfa & Omega en el año 1977, libro al cual pertenece la cita hecha en este trabajo.


1 comentarios:

Unknown dijo...

En lo relativo a la presuncion de responsabilidad de los padres sobre los niños, en el caso en que el niño cometise la falta provocadora de un daño, encontrandose en el Centro Educativo donde estudia, no se traslada la Guarda a la entidad?

Máximo Rivas


descubre nuevos sitios web relevantes con litche